Galletas de agua o crackers

Por Azulpurpura

Hace tiempo que quería hacer estas galletas de agua, que tanto me gustan. 
Acompañan muy bien a multitud de embutidos, quesos, dulces,  etc. o sin más, como picoteo para matar el hambre.
Son crujientes y delicadas, con un fantástico sabor, ligeramente salado.

Galletas de agua o crackers

Hace tiempo que quería hacer estas galletas de agua, que tanto me gustan.  Acompañan muy bien a multitud de embutidos, quesos, dulces, … Panes Galletas de agua o crackers European Imprimir receta
Número de personas: Varias
Tiempo de preparación:
Dificultad:
Temporada:
Procedencia:
 Temporada: Todo el año  Procedencia: Guiallo Zafferano

Ingredientes

    Para 30 piezas dobles:

     

    * 250 gramos harina de fuerza.
    * 60 gramos (70 mililitros de aceite de oliva).
    * 2 gramos de levadura seca de panadero (Maizena).
    * 4 gramos de sal fina.
    * 95 mililitros de agua.

     

    Para pincelar las galletas antes de hornear :

     

    * 20 mililitros de aceite de oliva virgen.
    * 20 mililitros de agua.

     

     

     

    Utensilios:

    - Cuenco de cristal liso y grande, para que se adhiera bien la lámina de plástico durante el levado.
    - Cuenco pequeño.
    - Vasos medidores de líquidos.

     

     


    - Báscula.
    - Cortador de discos: acanalado y dentado . Se puede utilizar un cuchillo.

     

     

    - Palillo de madera para brochetas.
    - Brocha de cocina.
    - Regla.
    - Papel vegetal.
    - Rejilla para enfriar las galletas de agua.
    - Bandeja de horno.
    - Cronómetro.
    - Máquina de alisar y cortar pasta italiana. También se puede utilizar 2 regletas de 2 milímetros de grosor y utilizando un rodillo de cocina.

Modo de preparación

 


He utilizado la mitad de cantidades que indicaba esta receta, y cambié a harina de fuerza.

Me guié por las fotos y la traducción es libre, añadiendo y aclarando el texto por experiencia, después de varias veces que he realizado esta magnífica receta.

 

Traducción libre:

1. En un cuenco grande tamizar la harina -1-.
2. En un cuenco pequeño verter suficiente agua de la medida inicial (para luego añadir la levadura seca) y calentar 5 segundos en microondas, para templarla.
3. Añadir a este agua la levadura seca, hasta disolverla. Al principio cuesta un poco pero batir unos segundos hasta conseguir se disuelva totalmente -2-.
4. En el resto del agua disolver completamente la sal fina -3-.

 


5. En el cuenco grande verter la levadura disuelta sobre la harina.
6. Mezclarlo con una mano, para ir añadiendo el resto de ingredientes con la otra mano.
7. Añadir el aceite de oliva virgen a la harina.
8. Seguir mezclando con la harina  -4-.
9. Añadir el agua restante que contiene la sal.
10. De nuevo mezclar bien todo con ambas manos -5-.
11. Cuando se han mezclado todos los ingredientes en el cuenco, pasar la masa sobre la mesa ligeramente enharinada y amasar durante 10-15 minutos, hasta obtener una masa suave, elástica y homogénea.
12. Formar una bola redonda  -6-.


13. Colocarla en un cuenco de cristal grande -7-.
14. Cubrir con lámina de plástico, que quede perfectamente adherida al cuenco y guardar en lugar fuera de corrientes de aire (en horno apagado o armario), en lugar cálido. En invierno colocar cerca de un radiador.
15. Reposar la masa durante 2 horas, hasta duplicar su tamaño inicial -8-.
Al finalizar el levado de la masa, se ha abombado el plástico que cubría el cuenco debido al calor de mi cocina -9-.
Masa levada -10-.
Si se utiliza un rodillo de cocina, aplanar la masa con un grosor no mayor a 2 milímetros, colocando 2 regletas de ese grosor a cada lado de la masa,  y proceder de la misma forma indicada más abajo, para el corte de las galletas.

Calentar horno a 200ºC con calor arriba y abajo.

Si se utiliza la máquina de pasta italiana:

16. Tomar una porción de la masa, aplanarla primero con los dedos -11-.
17. Doblarla por la mitad -12-.
18. Colocarla en el rodillo en posición 1 para aplanarla más uniformemente, girando la manivela lentamente -13-.

19. Luego ajustar el rodillo en posición 4, y pasarla de nuevo para volver a aplanarla más fina, no más de 2 milímetros de grosor   -14-15- y -16-.

20. Colocar la lámina de masa sobre el papel vegetal (cortado a la medida de la bandeja de horno) colocado en la mesa.
21. Cortar ahí mismo los rectángulos de las galletas, así se evita moverlas de un lado a otro una vez formadas.
22. Proceder de la misma forma con el resto de la masa, porcionándola de cada vez para pasarla 2 veces por el rodillo:

* 1ª vez en posición 1 

* 2ª vez en posición 4

23. Cortar la masa alisada sobre otro papel vegetal a la espera de la siguiente hornada.
24. Mientras se opera con una porción de masa, mantener el resto de masa bien tapada con lámina de plástico.

Advertencia :

Es una masa que no conviene amasarla demasiado ni aplanarla más veces, pues se rompe con facilidad impidiendo manejarla, sin posibilidad de homogeneizarla ni cortarla.

Continuando el proceso:

25. Colocar encima de la masa una regla -17-.
26. Cortar la masa con un disco cortador de muescas para obtener tiras de 6 centímetros de ancho -18-.
27. Con ese mismo disco cortador de muescas dividir dichas tiras en tramos de 12 centímetros de largo.
28. Retirar los recortes de masa sobrante.
29. Con el disco cortador de dientes o con un tenedor marcar una línea vertical en la mitad de la longitud de la galleta -19-.


Las galletas tendrán contornos acanalados y división central punteada.

30. Practicar 5 agujeros con la parte plana de un palillo para brochetas y girándolo para perforar cada agujerito, en cada una de las dos partes de cada porción -20-.
31. Batir el agua con el aceite.
32. Rociar o pincelar ligeramente la superficie de las galletas con la emulsión de agua y aceite -21-.
33. Con cuidado colocar el papel vegetal con las galletas formadas, en la bandeja de horno -22-.


También se puede espolvorear ligeramente con sal gorda sobre la superficie.
34. Meter en el nivel medio bajo del horno durante unos 12 minutos, hasta que las galletas se hayan dorado ligeramente -23-.
35. En cuanto se hayan dorado ligeramente,  sacarlos enseguida del horno.
36. Colocarlas en una rejilla para enfriarlas y evitar que el calor residual de la bandeja las queme -24-.
Proceder de igual forma con el resto de la masa.

Después de hornear,  habrán encogido unos milímetros de ancho y largo.

Enfriar por completo antes de consumirlas.

 

 

Advertencia:
Esta masa no permite reunir los restos de los cortes para volver a formar más galletas por la misma razón que dije más arriba : la masa se deshace al manipularla, pierde consistencia.
Así pues, hay que desechar los recortes de masa que sobren. La masa no se aprovecha toda, por lo que cunde poco, pero merece totalmente la pena el sabor y textura crujiente de estas crackers caseras tan ricas.

Conservación:
Cuando estén frías, estas galletas de agua se conservan bien durante una semana en una lata bien tapada o recipiente hermético.
En lugares húmedos, mantenerlas en recipientes herméticos en cuanto hayan enfriado para evitar se ablanden.

Consejo:
Se puede enriquecer esta galleta de agua con hierbas, pimienta u otras especias.
Se pueden añadir estos ingredientes a la masa antes de la fermentación, o por encima, después del pincelado con la emulsión de agua y aceite.

Tienen una textura hojaldrada, muy crujiente: 

 

Observaciones

Procedencia : Giallo Zafferano- http://ricette.giallozafferano.it/Crackers.html

0 comentarios

También te interesa

Comenta la receta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta página utiliza cookies para garantizarte una mejor experiencia de uso. Al navegar por ella estás aceptando el uso de las mismas de acuerdo con nuestra Política de Cookies. Aceptar Leer más

Traducir »